¡De Gea no jugará en el Real Madrid!

Peor, imposible. Así se puede catalogar la jugada que han protagonizado el Real Madrid y el Manchester United en las negociaciones por David De Gea. Después de un intenso verano donde era un secreto a voces que el club blanco deseaba hacerse con el guardameta español de los diablos rojos; cuando Van Gaal había apartado al meta de las convocatorias, cuando todo parecía que se iba a resolver, inexplicablemente, el último día del mercado, resulta que la documentación no ha llegado a tiempo a la LFP y De Gea, por lo tanto, no sólo no jugará en el Real Madrid sino que lo hará en el United. Eso si este martes los ingleses no desean traspasarlo, ya que en la Premier el plazo sigue abierto este 1 de septiembre.

Al mediodía del lunes 31 se sentaban a negociar Madrid y Manchester. Horas más tarde parecía que el acuerdo era total: Keylor Navas se marchaba al equipo británico a cambio de 15 millones de euros y De Gea recalaría en Chamartín a cambio de 20 más 10 en variables. El Real Madrid, sin embargo, ha esperado hasta el final los papeles del club inglés haciendo efectiva la compra de Navas, resignado a ser la moneda de cambio. Y éstos, al parecer, han llegado a las oficinas madridistas a las 23:59, un minuto antes del cierre de mercado. Lo insólito del tema es que los blancos habrían enviado la documentación para inscribir a De Gea… ¡a las 00:28! Es decir, casi media hora después del cierre del mercado.

Varias fuentes apuntan a que el Madrid tratará de demostrar que hizo el pertinente envío dentro del plazo marcado, pero lo cierto es que la chapuza, si ha sido o no intencionada, no tiene arreglo al menos, hasta enero. Hasta entonces, Keylor y Kiko Casilla serán los porteros de la plantilla de Rafa Benítez. De Gea, el gran perjudicado de todo el culebrón, tendrá que resolver de la mejor manera su todavía estancia en Manchester, algo que no entraba en sus planes y a lo que se ha visto abocado por una negociación que podría haber estado resuelta hace dos meses. Tras negarse a renovar con el United, ver como Sergio Romero le arrebataba la titularidad, falta por ver cómo le recibe la grada de Old Trafford. Salvo milagro, deberá permanecer al menos una temporada más a las órdenes de Van Gaal.